0

Melchor Zapata y Nicole Diverres exponen en el Castillo de Peñíscola

Publicado por el .

Melchor Zapata y Nicole Diverres exponen en Peñíscola.

Melchor Zapata y Nicole Diverres exponen en el Castillo de Peñíscola.

Desde el pasado día 14 de septiembre y hasta el próximo día 30 del mismo mes, tendrá lugar en las salas de exposiciones del Castillo de Peñíscola una exposición de Melchor Zapata y otra de Nicole Diverres.

La propuesta del andaluz Zapata, como explica en su web, nos lleva a un mundo encendido al que sólo se accede por la luz. Es un mundo silente y fotoanímico que se deja habitar por los seres con alma de libélula. Y cuando estos seres se atreven con el fuego, entonces se vuelven dragones misericordes que buscan la magia de la imagen y nunca danarían su fragilidad. Así, Melchor Zapata es un pintor dragón. Su paleta es un chorro de fuego y su pincel una mano que acaricia. Porque la pasión debe experimentarse con la conciencia de la ternura. Por eso la pintura de Melchor quema y cura en un solo y mismo acto. Por eso experimenta el espectador una aventura peligrosa a salvo, un lance vital extremo e inmune. Como el vértigo inducido, como la acometida de un niño sabio y huérfano, como la fiereza del amor. Zapata despelleja en sus obras los mundos y nos muestra lo que hay debajo de su piel. Debajo de su epidermis. Debajo de su costra. El pintor con ojos laser y dedos de relojero. El experimentador in situ. El hombre que nunca dejó de perseguir a las luciérnagas. El coleccionista de resplandores. Toda una vida en el filo de la luz, en su cuerda floja, jugando con fuego, revelando el negativo al rojo vivo.
La otra exposición será de Nivole Diverres, sumándose así la artista francesa, a la larga lista de importantes artistas como Alexander Leal Cid, José Manuel Muñoz Serrano, Genevieve Guirot o Vicente Barreira, que han expuesto este año en las exposiciones artísticas del castillo de Peñíscola, que han albergado desde el mes de abril muestras de pintura, escultura, cerámica y fotografía.

Además, siempre es una buena ocasión para poder visitar las inmediaciones del Castillo de Peñíscola, una fortaleza que ocupa la zona más elevada del peñón sobre el que se sustenta la antigua ciudad de Peñíscola. Comparte con el Vaticano y el palacio de los papas de Aviñón el privilegio de haber sido Sede Pontificia, una de las tres que ha habido a lo largo de la historia. Se comenzó a construir en 1.294, concluyéndose la obra en 1.307; sus promotores, los enigmáticos templarios, la edificaron a imagen y semejanza de los castillos de Tierra Santa. Hoy el Castillo Templario-Pontificio de Peñíscola, Monumento Histórico – Artístico Nacional desde 1931, es un foco de atracción turística, con más de 330.000 visitantes al año, y un prestigioso Centro Cultural que alberga numerosas exposiciones plásticas, el Festival de Cine de Comedia de Peñíscola, congresos o conferencias a lo largo de todo el año.

Más información –

Fuente – melchorzapata.es, dipcas.es

Te puede interesar

0 comentarios

Escribe un comentario