0

Alquerías del Niño Perdido, Cultivos de Cítricos Enriquecen el Paisaje

Publicado por el .

Llegando por la N-340 o en ferrocarril, encontramos este llano rodeado de naranjos que desde 1985 pertenece al municipio de Vila-real pero tiene origen en las antiguas alquerías que se ubicaban dispersas en el territorio de Castellón.

Del pasado se encuentran vestigios de la cultura íbera en Torrasa, un puente de origen romano sobre el río Sec y muchos vestigios del paso de la cultura musulmana por estas tierras.

El nombre Alquerías del Niño Perdido se le otorgó en 1683 cuando un grupo de frailes colocaron en el oratorio de una alquería Nuestra Señora del Niño Perdido.

Su paisaje es llano con predominio de los cultivos de cítricos y casas de campo donde se manufacturan los productos. En el núcleo urbano se pueden ver las construcciones que demuestran la vida intensa y moderna que llevan los Alqueríenses.

La mejor fecha para llegar es diciembre, el día 8 se celebra la Fiesta de la Purísima, con misa y procesión dels Farolets. Las construcciones históricas más importantes son la Iglesia Parroquial del año 1854 por la orden de Joan Miralles. Decorada con bellas pinturas de Antonio Marco.

Otra de las construcciones importantes es la Torre de la Regenta, del siglo XIII en el “Camí de la Ratlla de Vila-real” es de forma triangular, mide más de 5 metros de ancho por más de 11 de alto. En su planta baja y 2 pisos se encuentran saeteras y una terraza almenada. Se la conoce como Regenta porque en el año 1572 perteneció a al Ilustre Regent Sentís y luego a su esposa la Regenta Sentís.

Foto Vía:  Josep por Panoramio

Te puede interesar

0 comentarios

Escribe un comentario